buy cheap cigarettes

Excursión de la Manada a Gerena

16 de febrero de 2002 manada acampada

La aventura empezó en la estación de Plaza de Armas a las 9 y 30 horas. Una vez allí, empezaron a aparecer lobatos, pero no solo de nuestro grupo, sino también de otros muchos.

Por lo visto había un encuentro de dos o tres grupos de Scouts Católicos y todos habíamos coincidido en acampar en la zona de “Rompe-Zapatos” en Gerena. El día amaneció espléndido. Tras algunos problemas, nos pasamos todo el camino entre canciones, risas y bromas.

La Manada Waingunga en Rompe Zapatos, Gerena

Una vez en Gerena, todos con nuestras mochilas al hombro empezamos a caminar. Cuando llegamos al sitio de acampada estaba ocupado. Mientras Akela se quedaba con los lobatos almorzando, Nathan y Moa iban a por agua. Tras el almuerzo reiniciamos la marcha para buscar un sitio apartado. Una vez que llegamos empezamos con el montaje, ya que empezaba a anochecer. Entonces, los lobatos aprendieron a coger leña con una pañoleta, ya que había que hacer un fuego que nos alumbrase por la noche.

Velada muy productiva

La velada fue especial. Cada uno de los lobatos habló de cómo se sentían, y los viejos lobos incidimos en la tolerancia y el respeto a la naturaleza. Hablamos mucho sobre la ley de la Manada: “El lobato obedece al viejo lobo y no se escucha a si mismo” y todos entendieron el porqué.

Entonces Akela hizo hablar a un lobato acerca de un tema a raíz del cual se podría reflexionar sobre uno de nuestros objetivos: la tolerancia y el respeto. Fue una charla que se había preparado el lobato Rubén sobre la figura de Adolf Hitler. Explicó a los lobatos con soltura y un poquitín de ayuda la historia del exterminio, los campos de concentración y la intolerancia. Fue una “Roca del Consejo” muy provechosa, ya que todos levantaron la mano para pedir la palabra. La frase “cuando un Viejo Lobo habla los demás lobos escuchan”, del Libro de la Selva, hizo a los lobatos reflexionar y escuchar. Hablamos sobre Bagheera, que a pesar de no haber podido acudir por motivos familiares, estaba siempre con nosotros en nuestros corazones.

Deshecha la Roca nos dispusimos a cenar. Entre risas y canciones hubo una anécdota muy graciosa: Alberto empezó a cantar una canción que decia asi: “Akela se hizo ¡Plis! en el saco de dormir”, y todos nos echamos unas risas y ya todo tenía plis. Después de la cena comenzamos la ceremonia de “Huella de Akela” en la cual los lobatos se sintieron protagonistas.

De vuelta a casa

A la mañana siguiente los lobatos se dispusieron a asearse y a desayunar. Fuimos caminando por el cortafuegos de la montaña que había encima para ver el paisaje y después hacia una fuente donde nos hicimos todos una foto. Una vez llenas las cantimploras, y habiendo llegado ya al sitio de campamento, nos pusimos a almorzar y fue entonces cuando Moa encontró “Un bicho con pestañas”. Era un escarabajo y realmente tenía pestañas. Los lobatos alucinaron.

Después de recoger todas las tiendas y tras haber puesto en orden las mochilas, hicimos juegos y cantamos danzas hasta las 17:30, que empezamos a caminar. De vuelta en el autobús, cantamos muchísimas canciones y de ellas participaron los rangers del grupo X.

A la llegada todos los padres ansiosos abrazaron a sus hijos y los Viejos Lobos informaron de que todo había salido a las mil maravillas, y todos juntos llevamos a cabo la canción de despedida.

No hay comentarios

Nuevo comentario:

Ficha técnica

Autor:

Iris Viva

Iris Viva

Publicado el Sábado 16 de febrero de 2002

onlline drugstore } generic viagra / canadian pharmacy